sábado, 22 de enero de 2011

Jubilaciones doradas

Cuenta la leyenda que el Cid Campeador ganó una batalla después de muerto, cuando sus soldados le ataron fuertemente a su caballo y provocó tal terror entre los almorávides que salieron huyendo.

En la España actual ocurre algo parecido, hay bastantes cargos públicos que siguen ganando (dinero) después de finalizar su vida (pública).

El asunto ha vuelto a la actualidad tras conocerse que Jose María Aznar (y antes Felipe González) han fichado como asesores de dos de las principales empresas eléctricas del país, con unos sueldos de 200.000€ y 125.000€ respectivamente. La polémica viene porque ambos cobran también una pensión vitalicia de 80.000€ anuales a cargo del estado, que pueden compatibilzar con sus actividades privadas.

Hay que aclarar que no es igual el caso de los ex-presidentes que el de los parlamentarios o el de los altos cargos de la Administración. Cada uno tiene sus propios derechos y obligaciones al abandonar sus puestos.

Empezando por los ex-presidentes, sus derechos incluyen, entre otros, la citada pensión de 80.000€ anuales, coche oficial, dos asistentes y las medias necesarias para su seguridad. A cambio no pueden ser contratados en los dos años siguientes a su cese, ni firmar contratos con las administraciones públicas directa o indirectamente a través de sociedades o empresas participadas por ellos en más del 10%.

Parece razonable que los ex-presidentes tengan asegurada una vida digna tras su salida, sobre todo durante los dos años siguientes al cese. Lo que no parece tan razonable es que la pensión se mantenga cuando ejerzan actividades privadas que les garantizan holgadamente esa "vida digna".

En cuanto al hecho de trabajar para empresas privadas, hay varias consideraciones contrapuestas. Por una lado es completamente legal (pasada la carencia de dos años) y un expresidente puede aportar un valor que justifique su alto sueldo. Por poner otro ejemplo, es dudoso que Iñaki Urdangarín sea consejero de Telefónica por su experiencia profesional, pero seguramente su fichaje esté plenamente justificado según criterios empresariales objetivos. Por otro lado, el principal valor de los ex-presidentes es su capacidad de influencia, hecho que muchos consideran éticamente reprobable, al emplear esa influencia en ganar dinero para ellos mismos.

Una situación parecida es la de los ex-presidentes autonómicos. Según este artículo de El Confidencial, muchos reciben un porcentaje de su sueldo hasta 4 años tras su cese y también durante la jubilación. Pero no es todas partes es igual: en varias comunidades no se contemplan indemnizaciones tras el cese y hay casos como el del ex-presidente extremeño Rodríguez Ibarra que ha renunciado a su sueldo vitalicio.

Algo diferente es el caso de los parlamentarios. En el caso estatal, sus prestaciones están reguladas en el Reglamento de pensiones parlamentarias y otras prestaciones económicas a favor de los ex-parlamentarios, aprobado por las Mesas del Congreso y del Senado el 11 de julio de 2006.

Los diputados tienen derecho a una indemnización por cese de actividad (recordemos que no tienen derecho a subsidio de desempleo) consistente en una mensualidad de 3.125€ por cada año como diputado, con un máximo de 24 mensualidades e incompatible con otras retribuciones públicas.

En cuanto a sus pensiones de jubilación, los ex-parlamentarios que hayan tenido la condición de Diputados o de Senadores durante al menos siete años tienen derecho a un complemento hasta alcanzar los siguientes porcentajes de la pensión máxima:
a) De 7 a 9 años de mandato, el 80%
b) De 9 a 11 años de mandato, el 90%
c) Por más de once años de mandato, el 100%

Es decir, que no es exactamente aquello de que tras 7 años cobran la pensión máxima, pero sin duda se trata de unas condiciones mucho más ventajosas que las del resto de los ciudadanos. También es interesante señalar que se trata de un complemento y no una prestación, y que apenas lo tienen reconocido 70 de los 3.609 parlamentarios que ha habido desde 1977. Y que la disposición adicional primera establece que estas prestaciones estarán sometidas sin excepciones a la legislación tributaria vigente.

Pero dicho lo cual, parece otro ejemplo de incoherencia (cuando no de privilegios injustificados) si lo comparamos con lo que defienden para el resto de los ciudadanos. En este y en otros muchos casos, la mejor manera de predicar es con el ejemplo, y no parece que ésta sea la mejor forma de convencernos de la necesidad de endurecer las condiciones de acceso a la jubilación.

Nos queda el consuelo de que no somos los únicos que lo estamos pasando mal: El BBVA congela la pensión de su presidente en 79 millones.

domingo, 16 de enero de 2011

Presupuestos Generales del Estado para 2011

En el BOE del 23 de diciembre se publicaron los Presupuestos Generales del Estado para el año 2011. Una Ley de 449 páginas diseñada para reducir el déficit del estado al 6% del PIB, el 2,3% en lo que respecta a la administración central.

En cuanto a la distribución por capítulos de gasto, tenemos:

Comparado con el año 2010, sube el presupuesto de pensiones, gestión y administración de la seguridad social y deuda pública, y se reduce en todos los demás capítulos, especialmente el de infraestructuras.

En cuanto a los gastos de personal, se consagra la congelación de los salarios públicos anunciada junto a las bajadas de 2010. También baja proporcionalmente la aportación al plan de pensiones de la AGE (que ya se redujo en 2010 un 30% respecto al año anterior).

Los altos cargos acumulan el tercer año de congelación, y en el caso del gobierno consolidan su bajada del 15%:

En cuanto a la oferta de empleo público, se establece que el número total de plazas de nuevo ingreso será, como máximo, igual al 10% de la tasa de reposición de efectivos y se concentrará en los sectores, funciones y categorías profesionales que se consideren prioritarios.

El año pasado el porcentaje máximo establecido fue del 15%, por lo que cabe esperar otro año duro para los opositores.

En cuanto a las pensiones, las de carácter contributivo no se revalorizarán, mientras que las mínimas y las no contributivas subirán el 2,3%. Así, la pensión mínima de jubilación sin cónyuge a cargo y la de viudedad será 601,40 euros mensuales, mientras que la pensión máxima queda fijada en 2.497,91 euros (ver Real Decreto 1794/2010).

En el IRPF se introduce un nuevo tramo de gravamen entre los 120.000€ y los 175.000€, y se gravan como rentas del ahorro las percepciones por reducciones del capital social a los socios de las SICAV (recordemos, el 19% hasta los 6.000€ y 21% desde los 6.000€). También se eliminan las deduciones fiscales por adquisición de vivienda para rentas superiores a los 24.107,20€ anuales, si bien se mantienen para aquellos que ya las venían disfrutando.

En conjunto, se trata de unos presupuestos muy restrictivos, lo suficiente como para tener efectos en la actividad administrativa cotidiana. Veremos si los ajustes se focalizan en asuntos realmente prescindibles o se produce impacto en la prestación de los servicios públicos.

jueves, 6 de enero de 2011

Año nuevo, blog nuevo

Mantener un blog requiere cierta dedicación. No es solo tener algo que contar sino dedicar el tiempo necesario para documentarse (al menos en mi caso) y escribirlo.

Han pasado varios meses desde mi última publicación. Que haya coincidido con la rebaja de sueldos a los funcionarios ha sido pura casualidad :)

En este nuevo año me gustaría recuperar el hábito de escribir. En el tiempo que llevo con él ya han desaparecido varios blogs de este mundillo administrativo y los echo de menos. Otros llevan algún tiempo sin publicar y espero que no terminen de la misma manera.

Últimamente estoy escuchando mucho la palabra procrastinación. Para quienes no la conozcan (como yo hace no demasiado), se refiere a postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más agradables. Vamos, dejar para mañana lo que puedas hacer hoy.

Pensar en el blog como una obligación sería su muerte definitiva. Tengo varios artículos que empecé y nunca llegué a terminar por diversos motivos. ¿Qué es lo que pasa? Buena pregunta, pero sospecho que en vez de tanta elaboración estaría mejor algo más de espontaneidad y de artículos de temática libre.

Como le decía el maestro Yoda al joven aprendiz jedi Luke Skywalker "Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes". De momento ya está la primera entrada del 2011.